Librerías, bibliotecas y editoriales en Honduras: Un blog dedicado a ellos

Es de sumo agrado poder compartir con ustedes parte de la actualidad del mundo del libro en mi bella Honduras, pero con especial énfasis en mi ciudad natal, Tegucigalpa. Me parece que existe un vacío de conocimiento respecto a nuestras librerías, ya sean de libros nuevos o libros usados (estas últimas, siempre en el anonimato por su condición de periféricas y pertenecer al sector informal), editoriales, centros de documentación y  bibliotecas públicas y personales. Cuando me  refiero a bibliotecas personales es a los diferentes santuarios caseros, donde un buen lector e intelectual ha ido acumulando sus libros. No sé si a ustedes les ha dado curiosidad imaginar la biblioteca de un escritor como Julio Escoto, Helen Umaña o Eugenio Sosa, a mi sí y por eso me doy a la tarea de quitármela de algún modo y compartirla con ustedes. O el caso de los señores llamados Carlos, Gustavo, Emilio o las señoras Victoria, Susana o Karlita, esos personajes que no figuran en las primeras planas, que sienten una predilección importante por la lectura y el conocimiento y que con el pasar de los años arman preciosas bibliotecas personales que algún día pasarán a sus hijos o nietos o a alguna biblioteca pública en calidad de donación (unos las venden, hay de todo) y en el peor de los casos, vendidas como papel “libreado” por los ingratos herederos de “ese montón de libros viejos”. Yo he sabido de varios casos, por eso me atrevo a ponerlos de ejemplo.


Honduras ha tenido historiadores de la talla de Jorge Amaya y Mario Argueta, entre otros,  que se han dado a la tarea de ilustrarnos la realidad histórica de estos instrumentos que dispone la humanidad para propagar pensamiento, ciencia y cultura. En esa misma línea, me he propuesto hacer este blog, comentar y recopilar el pasado reciente y el presente de los lugares claves de creación, préstamo y distribución de los libros. Por ejemplo ¿Alguien sabe que existe una biblioteca pública en el Banco Central de Honduras o en las instalaciones de la Alcaldía de Tegucigalpa? Existen muchas dudas en los ciudadanos respecto a sus derechos culturales. Mi idea es socializarlos y mostrar opciones, a modo de puente entre la cultura lectora y las personas ¡qué tanto la necesitamos!

Los libros y los lectores no andan bien en Honduras


Lástimosamente el tema del fomento a la lectura no llega a ser un ofrecimiento de campaña electoral, ni nos mienten prometiendo políticas de públicas en este sector, ni a eso llega un tema tan importante. La tasa de analfabetismo en nuestra Honduras es del 14.5% de sus habitantes mayores de 15 años, nuestros dirigentes ni siquiera eso son capaces solventar (asústense con esa cifra, no es cualquier mala noticia). Y si hablamos específicamente del hábito de la lectura las noticias no se desmarcan de esos índices vergonzosos, según la Encuesta Latinoamericana de hábitos y prácticas culturales 2013, realizada por la Organización de Estados Iberoamericano, el 60% de los hondureños no tiene el hábito de la lectura, no sé, a veces dudo de esos índices, creo que es mayor el porcentaje pero no tengo pruebas ni estudios a la mano que me avalen. ¿Usted qué cree? Pero bueno, no nos vamos a poner a llorar y a quejarnos, porque para eso está Facebook y Twitter.

Los invito a echar un vistazo a una ventana más de este país mágico, que tantos dolores y cóleras nos da por ratos, pero que nos ofrece alegrías que no podemos dejar pasar por alto. Les prometo compartir fotografías, anécdotas y direcciones de librerías, bibliotecas y centros de documentación, entrevistas con grandes lectores, escritores, bibliotecarios, editores y libreros nacionales, hombres y mujeres que tienen relación directa con los libros y sus enseñanzas. También habrán recomendaciones literarias, no solo hechas por mí, sino por algunas personas que colaborarán conmigo en la medida de lo posible. Respecto a las editoriales la cosa se complica un poco, dado que muchas nacen como proyectos personales que desean estar en el estatus de "editoriales" sin tener una gestión seria, una línea clara de sus objetivos y que son nada más publicaciones espontáneas. A las que sí son sólidas o les veo características bien definidas sí las tomaré en cuenta para socializarlas con ustedes.  Entre más sepamos de nosotros mismos, más aprendemos a valorar lo que tiene de bueno el país, en mi caso, este es un acto de agradecimiento a las excelentes y plácidas experiencias que me han legado los libros, ya sean de historia o política, de literatura o filosofía y un sinfín de temas que han aportado mucho a mi construcción personal. Me despido de esta nota con la bella concepción que hace de los libros Umberto Eco:



"El libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez se han inventado, no se puede hacer nada mejor. El libro ha superado la prueba del tiempo... Quizá evolucionen sus componentes, quizá sus páginas dejen de ser de papel, pero seguirá siendo lo que es."(Eco & Carriere, 2010)


Participación en una feria literaria, auspiciada por el Centro Cultural de España en Tegucigalpa (2014)


Citas


Eco, U., & Carriere, J.-C. (2010). Nadie acabará con los libros. Madrid: Lumen.

martes, 10 de febrero de 2015
Posted by Olvin Almendares

Buscar

Popular Post

Sigueme

Con tecnología de Blogger.

- Copyright © 2013 Olvin y los Libros -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -